Otitis externa difusa u Otitis del nadador

otitisOtitis externa difusa u “oído de nadador”: Infección del canal auditivo que transporta sonido del exterior hacia el tímpano. La causan varios tipos de bacteria u hongos. Por lo general ocurre en los niños que pasan mucho tiempo en el agua. Mucha humedad en el oído, puede irritarlo, abriendo la piel del canal y permitiendo la entrada de patogenos. Por esta razón la otitis del nadador ocurre generalmente en verano.

Pero no tiene porque ser la única causa. Cualquier cosa que produzca una lastimadura de la piel en el canal auditivo puede producir una otitis externa: piel seca, eczema, rascarse el canal auditivo, limpiarse el oído de manera vigorosa con palillos de algodón, colocarse objetos punzantes… También, una infección del oído medio que genere pus, este puede pasar al canal auditivo a través de una perforación del tímpano y causar una otitis externa.

Señales y síntomas

Dolor de oído, el cual puede ser grave y empeorar cuando se tira de la parte externa o se hace presión sobre éste. Masticar puede resultar doloroso. A veces, el canal auditivo pica antes de que el dolor comience.

La hinchazón del canal auditivo puede hacer que el niño note molestia o se sienta “tapado”. Es posible que el oído externo se ponga rojo o se hinche y que los ganglios alrededor del oído aumenten su tamaño y duelan. Es posible que haya un poco de supuración del oído. Posiblemente esta supuración sea de un color claro al principio, pero después se torne más opaco y amarillento como el pus.

De haber pus, partículas, o hinchazón que bloqueen el pasaje del sonido hacia el oído, es posible que la audición se vea afectada de manera temporal. No es típico que se produzca fiebre, y la otitis externa no es contagiosa.

Para cualquiera de estos síntomas siempre debe acudir a su medico

Prevención

-El uso de gotas de venta libre con una solución diluida de ácido bórico a saturación, conocido popularmente como Alcohol boricado, en los oídos antes y después de nadar ayuda a evitar la otitis externa, especialmente si el niño es propenso a contraer infecciones, actúa como secante y antiséptico. Siempre en niños mayores de 3 años y nunca hay que verter el precipitado si se observa. Estas gotas están disponibles en farmacias y sólo deben ser utilizadas en niños que no tienen heridas en los oídos o una perforación en el tímpano. PREGUNTAR SIEMPRE EN MOSTRADOR. Para evitar dañarse, los niños no deberían limpiarse los oídos solos. Además, nunca debe colocar objetos mas allá de la superficie de los oídos de los niños, como por ejemplo palillos con punta de algodón.

-Los tapones de cera son buenos aliados también.  Es conveniente usarlos en piscinas ya que  impiden la entrada de agua y humedad que es el caldo de cultivo de bacterias y hongos causantes de la otitis.

Comentarios cerrados.